Cálculo de códigos o liberación directa: ¿Qué opción elegir?

 

En actualidad muchos de los desarrolladores de cajas para liberar celulares (programadores), por ejemplo  Pegasus, Sigma, Octopus, Octoplus y otros, en las actualizaciones  que lanzan, ofrecen la función de lectura/cálculo de códigos para los modelos soportados. Lógicamente surge la pregunta: ¿Por qué precisamente lectura/cálculo de códigos y no liberación directa? La respuesta es muy sencilla: porque justamente desbloqueo a través de lectura/cálculo de códigos es el método de liberación más seguro.
Como mínimo, podemos destacar dos grandes ventajas de este método:
En primer lugar hay que destacar, que durante el proceso de cálculo de códigos solo se efectúa lectura y no se realiza ninguna otra operación con la memoria del teléfono. Es decir se evita la necesidad de grabar cualquier tipo de datos a la memoria del teléfono y, respectivamente, probabilidad de ingresar la información errónea a las áreas críticas de la memoria - ya sea por algún error de los desarrolladores del software de la caja, o por causa de algunas modificaciones imprevistas en el software del teléfono, introducidas por su fabricante – y dañar gravemente el aparato. Particularmente grave esta situación puede volverse en el caso, si para algún cierto modelo de teléfono no es posible encontrar una versión de firmware adecuada o el firmware original de fábrica para poder reanimarlo después del intento fallido de liberarlo.

Otra de las ventajas también está directamente relacionada con ausencia de necesidad de grabar datos en la memoria flash. Si el software original del fabricante no se modifica, la garantía del aparato se conserva. En el caso contrario, cuando se utiliza el método de liberación directa, Usted corre el riesgo de perder la garantía, ya que el software aplicado en este caso modifica ciertas áreas protegidas de memoria, inalcanzables para un mero usuario. En la mayoría de los casos los centros de servicio autorizados pueden detectar tales intentos de liberar o flashear el teléfono con el software no autorizado y se niegan a realizar el servicio por garantía.

Por estos motivos cálculo de códigos, que al principio puede parecer un método más demorado e incómodo, es mucho más seguro que liberación directa. Es preferible introducir un código por medio del teclado o de la pantalla del celular y no arriesgar su dinero o reputación de su taller. No obstante, a causa de ciertas razones la función de lectura/cálculo de códigos no siempre está disponible: en algunos casos no existe un algoritmo determinado para generación de códigos mencionados, en otras ocasiones los desarrolladores de la caja no pueden descifrarlo. En tal caso no queda otra alternativa y toca aplicar la liberación directa. Si Usted no posee la información exacta al respecto, es preferible repasar los foros de soporte técnico concernientes al aparato en cuestión y averiguar, por si alguien ya ha trabajado con el modelo similar del teléfono (el firmware debe ser igual), y que resultados obtuvo.

Además, para entender cómo se forma el coste de liberación, hay que distinguir liberación mediante cálculo de códigos, basado en cierto algoritmo, y liberación por IMEI. En el mercado hay varias herramientas que utilizan precisamente este segundo método. La diferencia consiste en lo siguiente: cálculo de códigos es un método universal que demuestra pericia de sus desarrolladores e indica, que ellos han podido entender las reglas de generación de códigos de liberación comunes para todos los modelos de la misma plataforma sin importar el país de origen del teléfono o su operador de telefonía móvil. En este caso Usted puede estar seguro de que podrá liberar prácticamente cualquier aparato de este modelo.

Liberación por IMEI está estrictamente limitada por los países/operadores, y por esta razón no todos los teléfonos pueden ser liberados mediante las bases de datos de IMEI. Este método prácticamente no depende del nivel de pericia del equipo de desarrolladores de la caja para liberación, sino está basado en las bases de códigos IMEI sustraídas del banco de datos de fabricante u operador de telefonía móvil. Normalmente no es fácil obtener estas bases de datos, en otros casos - bastante difícil, en terceros – imposible. Dependiendo del grado de dificultad para obtener las bases, modelo de teléfono y operador, se forma el precio de códigos de liberación. Muchos de los servicios, ofrecidos por Internet y orientados al usuario final, funcionan precisamente de este modo. Todo lo que se necesita del cliente es el número IMEI de su teléfono. Si el número suministrado no se encuentra dentro de esta base de datos, entonces liberación de tal aparato a través de este método se hace imposible. Ahí es cuando en el juego entran los métodos universales: cálculo de códigos y liberación directa. No obstante, este escenario no es muy frecuente - muchas veces las bases de datos aparecen antes de que algún modelo de teléfono sea lanzado al mercado. Pero lo que sí resulta el factor determinante en este caso, es el coste de liberación. Dependiendo del modelo y del operador, el valor de los códigos de esta base puede variar entre unos cuantos y unas decenas de dólares por cada unidad. Además, este precio toca pagar cada vez que se pretenda liberar un aparato. Si para el usuario final, que al efecto necesita liberar una sola pieza esto puede ser aceptable, para un centro de servicio este precio excesivo, mientras los dos otros métodos prácticamente no limitan el número de unidades a liberar.

Entonces, resumiendo todo lo anterior, podemos concluir que liberación directa conlleva ciertos riesgos, de los que deben estar consientes los técnicos de celulares. A su vez, liberación por IMEI está relacionada con los gastos adicionales aun para los propietarios de las cajas para liberar, y por lo tanto tiene sentido más que todo para los usuarios finales dispuestos a correr estos gastos, mientras que para los talleres y técnicos especializados puede servir únicamente en calidad de una solución temporal poco rentable. En cambio lectura de códigos, aunque puede ser algo más demorada, es un método de liberación absolutamente seguro y a la vez muy rentable, orientado precisamente a los profesionales.

Roman Sushko,
traducido por